¿Por qué nuestros hijos deberían visitar una granja escuela?

Durante la etapa de educación infantil es fundamental que nuestros hijos realicen actividades que los motiven, guíen y les permitan aclarar temas asociados con el medioambiente físico y social.

Una opción para hacer que los pequeños adquieran nuevos aprendizajes sobre el entorno rural (aparte de los campamentos de verano para niños) es la visita a una granja escuela.

¿Qué es una granja escuela exactamente? Es un centro de formación que les permite a los pequeños conocer distintas actividades de explotación agrícola y ganadería, incluyendo el entorno que los rodea. Pero, como recurso educativo ¿cuáles son los beneficios que aportan estos ambientes rurales? ¡Queremos compartir contigo algunos de las ventajas que aportan!

  1. Fomenta el desarrollo de nuevas habilidades sociales

Con la visita a una granja escuela, nuestros hijos pueden comenzar a explorar el mundo que los rodea, inmersos en un ambiente rural, donde entran en contacto con la naturaleza. Esto abre camino al desarrollo de nuevas habilidades sociales y participativas, ya que los pequeños observan, exploran, tocan, se mueven, preguntan,  descubren, piensan, opinan y establecen nuevas relaciones.

  1. Estimula la capacidad de autoaprendizaje

Dado a la interacción que tienen en estos lugares, los niños se desarrollan y aprenden más acerca de los diferentes elementos que imperan en un entorno más próximo.

De modo que las salidas a estos centros educativos fungen como fuentes estimuladores para que los pequeños experimenten y vivan otras situaciones reales que les permitan desarrollar capacidades de autoaprendizaje.

  1. Despierta la motivación y el interés cultural

Así como los pequeños escuchan acerca de los campamentos de verano, también oyen muchas referencias sobre las granjas, ya sea a través de cuentos, la televisión, el cine, etc. Por esta razón, las granjas escuelas son ambientes que estimulan una gran motivación e interés cultural en ellos.

  1. Promueve el conocimiento sobre el mundo animal y las plantas

Hacer que nuestros hijos incurran en los espacios de una granja escuela hace que ellos sacien su sed de conocimiento en relación a los animales, es decir, los alimentos que comen, cómo se mueven, los sonidos que emiten, entre otros aspectos, todo gracias a que conocerán y obtendrán nuevos aprendizajes sobre estos seres vivos, incluyendo las plantas.

Y es que también aprenderán acerca de la influencia que tiene la flora en la vida del hombre y el rol que juegan en el entorno, al mismo tiempo que se les motiva a respetarles con el fin de promover comportamientos de cuidado y cariño hacia la naturaleza.

  1. Fortalece la educación ambiental

A diferencia de los campamentos de verano para niños, cuyo objetivo corresponde a la recreación del los pequeños, una granja escuela tiene como propósito principal establecer y consolidar actitudes sostenibles desde los primeros años de vida, partiendo desde la perspectiva de la educación ambiental.

En resumen, una granja escuela tiene un efecto motivador que despierta el interés en los niños de aprender más sobre el entorno, además promueve la construcción de valores a través de la interacción con otras personas y la naturaleza. Por lo tanto, estos centros son un gran recurso educativo para incluirlos como actividad escolar fuera del aula.

¿Dónde encontrar una granja escuela?

Pues en Vorwaerts te podemos ayudar, mira nuestra oferta en granja escuelas.

Category: Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las últimas fotos!

¡Gracias por compartir! Sigue en contacto con nosotros a través de estas redes sociales: